Seleccionar página

–          La educación ambiental para niños debe comenzar en las escuelas.

–          Racionalizar los recursos y aportar su granito de arena en la lucha contra el cambio climático es la apuesta de Amigota en sus visitas.

 

Cerca de 1200 niños se han encontrado con Amigota, la mascota corporativa de la Espa, quien está visitando las instituciones educativas del municipio con una Cartilla Educativa, que se busca crear conciencia y un pensamiento ecológico, que les permita reconocer los retos ambientales desde la participación y el compromiso.

En el colegio aprendemos valores y comportamientos que nos acompañarán en la edad adulta y nos definirán como ciudadanos. De ahí la importancia de despertar el interés por el cuidado y el medio ambiente en esta etapa, por eso, los estudiantes de preescolar, primero y segundo de establecimientos públicos y privados con profunda alegría han recibido a la mascota y empleados, que a través de la lúdica les enseñan sobre el Código de Colores (separación de residuos), ahorro del agua y cuidado del planeta.

Educar a las nuevas generaciones es responsabilidad de todos, no solo de los padres. Los niños de hoy serán los gobernantes y líderes mundiales del mañana, y tendrán que hacer frente a grandes desafíos —como el calentamiento global o el estrés hídrico— y tomar decisiones cruciales para la humanidad. ¡El futuro está en sus manos!

 

Campaña de Educación Ambiental para niños

Según la Unesco, los cuatro objetivos de la educación ambiental para niños son:

  •   Concienciarlos y sensibilizarlos ante los problemas medioambientales.
  •   Fomentar su interés por el cuidado y mejora del entorno.
  •   Desarrollar en ellos la capacidad para aprender acerca del medio que les rodea.
  •   Ampliar sus conocimientos ecológicos, en temas como la energía, el paisaje, el aire, el agua, los recursos naturales y la vida silvestre.
Ir al contenido