Seleccionar página

El aceite de cocina es considerado un residuo peligroso, debido a que contiene impurezas contaminantes que afectan la salud humana y el medio ambiente. Al ser vertido en el suelo altera el ecosistema produciendo erosión, pérdidas de fertilidad en la superficie y destrucción de hábitat de animales.

Lo más importante es nunca arrojarlo por el drenaje, lavaplatos, inodoros, lavamanos, alcantarillas o calles.

Con el fin de facilitar la adecuada disposición de este material, a partir del 4 de octubre recogeremos las botellas en los días que corresponden a los residuos orgánicos, que para toda la zona urbana es los lunes y jueves.

Al lado de la puerta de la vivienda cada usuario deberá ubicar la bolsa y la botella con el aceite usado, teniendo precaución en dejarlo bien sellado con la tapa.

Estos son los pasos para la disposición:

1.       Deje que el aceite se enfríe completamente.

2.       Enváselo en una botella de plástico y tápela.

3.       Cuando tenga la botella llena, sáquela los días de recolección de residuos orgánicos (lunes y jueves).

Un (1) litro de este material, puede llegar a contaminar 1.000 litros de agua. Reciclarlo ayuda al planeta.

Ir al contenido